La educación de los hijos

Escrito por / 8 abril, 19:59 PM Imprimir

En cada generación, los padres nos decimos… ”estos niños ya nacen con otro chip”… ”están muy listos, se inician en la tecnología cuando nosotros comenzábamos a aprender a leer”… y también, se les ha entregado un mundo muy fácil, se les reemplaza el tiempo y el cariño con cosas… todos tienen iPad, iPod, celulares, tenis de última generación, y cuando ya van creciditos,…motos, coches… etc etc…

¿A que ha contribuido esto?

A que no tengan conciencia que más importante que “el tener y las cosas” que los hace presumidos y arrogantes, es poder compartir afectos, ser respetuosos y amorosos con los padres y sus mayores y con las amistades sinceras, ser generosos, saber escuchar y apoyar al amigo o amiga cuando te necesita…

¿Ya viste la película, “Nosotros los Nobles”?, véanla papás, es una comedia en que nos morimos de la risa y es un reflejo satirizado de la realidad en que se pueden transformar los hijos… sin límites!

La educación de nuestros hijos es lo más importante en nuestras vidas. Los hacemos con amor y después…?? Estamos muy “ocupados” del trabajo, la situación económica, los problemas, la vida social, etc… y se nos olvida lo PRIORITARIO. Saber poner límites… es algo sumamente necesario ya que los niños se sienten contenidos. Es esencial saber dar un “NO” en forma amorosa, explicativa, comunicando las razones y motivos, para cualquier situación que se presente, tanto en niños como en adolescentes. Esta limitación o “un alto en el camino” les servirá durante toda su vida, para ser respetados y valorados. Enséñale a tu hijo los límites y crea conciencia de sus responsabilidades y del mundo que los rodea.

En otro artículo, me referiré a las responsabilidades, que va mucho más allá que hacer las tareas o ayudar en casa…

Sin embargo, hay una gran diferencia entre poner límites o enfatizar la dureza, los castigos y ser padres autoritarios, sin explicaciones… simplemente “porque soy tu padre… o tu madre”. Esta actitud genera resentimientos hacia los padres, que pueden permanecer en su mente hasta la edad adulta y repetir un patrón de autoritarismo, en sus relaciones o con sus propios hijos.

El resentimiento hace que cualquier individuo cierre su corazón hacia los demás y no garantiza un cambio positivo al ser adultos.

Tu relación con tus hijos tiene que estar fundada en el amor, en la confianza y en el respeto para una comunicación honesta y en la tolerancia hacia las diferencias. Las relaciones sustentadas en el miedo, en la burla, en las amenazas o en los castigos solo conducirán a un rechazo, a un cerrar sus corazones y a alejarlos de sus vidas.

Por Ms.Sc. Gloria Goijberg R.
Educadora humanista, científica, terapeuta, conferencista y tallerista.

Renatti en Facebook
www.renatti.com

Kinders

Notas Similares

Leave a Reply

Conéctate con Nosotros

Increase your website traffic with Attracta.com

@EscuelasCancun

Photo Gallery